En marzo del año pasado, el líder indígena Sergio Rojas, fue asesinado en su hogar. La situación captó la atención internacional y en septiembre de 2020, el Estado de Costa Rica anunció que el caso iba a ser archivado sin haber identificado ni sancionado a los responsables, argumentando que no había sido posible individualizar al imputado.

En fecha 5 de octubre el IIRESODH se adhirió a una Declaración en conjunto con 46 Organizaciones internacionales, dentro de las cuales se encuentran Forest Peoples Programme (FPP), Front Line Defenders (FLD), el Centro por la Justicia y el Derechos Internacional (CEJIL) y el Observatorio para la Protección de los Defensores de los Derechos Humanos (FIDH-OMCT), entre otras, haciendo un llamado para que cese la violencia e impunidad en casos de personas defensoras de los pueblos indígenas.

Puedes descargar la Declaración Conjunta aquí: